Todo sobre las mujeres jirafas de Tailandia

Conoce la historia detrás de las mujeres jirafas, su realidad hoy y por qué han cautivado la atención de locales y turistas en Tailandia.

Mujeres jirafas realizando artesanías en Chiang Mai, Tailandia.

Las mujeres jirafas han convertido en más que una cultura en Tailandia desde hace 15 años. Cientos de turistas visitan la ciudad norteña de Chiang Rai para poder conocerlas, y al hacerlo, palpan una historia injusta, a pesar que en sus ojos alberga la nobleza y amabilidad.

Mujeres de cuello largo de Tailandia.

Se les llaman mujeres jirafas porque visten un adorno de metal en espiral en el cuello y en otras extremidades como los brazos y piernas. Este adorno es una especie anillo pesado que físicamente les ocasiona una anomalía en la columna vertebral y deterioro entre el área del hombro y cuello. Llevarlo tantos años le produce hundimiento en el área y alargamiento. A ellas, también se les conoce como las mujeres de cuello largo.

Anillo de las mujeres jirafas en la ciudad de Chiang Rai en Tailandia.

Vestir este anillo inicia desde sus 5 años de edad aproximadamente. Historiadores explican que esto se da para lograr una similitud al dragón, el animal más importante en su cultura.


Su devoción a esta tradición de vestir anillos en sus extremidades es tanta que no les apetece quitárselos nunca. Lo consideran parte de ellas, de sus creencias, su belleza y su cultura.

La historia también apunta a que las mujeres jirafas lo visten como símbolo de protección ante cualquier ataque de un animal feroz en la selva como un león. Además, porque en esta cultura mientras más largo sea el cuello más atractivo era para el hombre y por ende, tener pareja. La responsabilidad de continuar con el linaje es muy importante también.


Ha habido muchos mitos sobre el anillo que llevan y su peso. Muchos dicen que no pueden quitárselos porque el cuerpo no aguanta su peso por el desgaste. Pero esta idea es incorrecta, pues muchas mujeres han optado por no llevarlo ya y continúan con un estilo de vida totalmente normal.




Hoy, el gran debate con las mujeres jirafas es si esto es una cultura para admirar, un atractivo turístico o un ejemplo de explotación por el gobierno de Tailandia.


Al visitar su poblado puedes palpar que viven en condiciones precarias. Sus viviendas son en material de bambú con muy pocos muebles y recursos. A eso, le sumas el sufrimiento que pasaron de abandonar sus familias décadas atrás en Mongolia y que el gobierno actual aún no las reconoce como residentes. Por lo tanto no tienen derechos localmente y no pueden trabajar. Su única salida y alternativa para generar ingresos para ellas y su familia es el turismo.

Mujeres jirafas realizando artesanías para la venta a los turistas en Tailandia.

Algo que pude sentir durante mi visita a esta zona fue su amabilidad y el gran talento que tienen con las artesanías, en especial los tejidos. De hecho, una de ellas compartió conmigo una de sus obras. Su pieza era tan hermosa que la compré y todavía la tengo en mi hogar. La guardo con mucha esperanza que todo mejore tanto para ellas como sus familias en Tailandia.


Las mujeres de Padaung, una etnia de Kayan, orignal de Mongolia.

Es situación poco a poco ha logrado más exposición a nivel público. Tanto que desde el 2006 se han visto varios movimientos a favor de ellas. Actualmente, varias personalidades y organizaciones sin fines de lucro han aunado esfuerzos para crear campañas educativas y de recaudación de fondos para ayudarles con sus viviendas y exigir más derechos a su favor.


¿Por qué las mujeres jirafas están en Tailandia?

A las mujeres jirafas también se les conoce como las mujeres de Padaung, una etnia de Kayan. Los datos históricos apuntan a que ellas llegaron 2,000 años atrás desde la zona desértica de Mongolia. Con el cabo de los años y los conflictos, los birmanos las obligaron a moverse a las montañas de Myanmar.


Entre tantos atropellos, muchas de ellas decidieron emigrar para la ciudad de Chiang Rai de Tailandia, específicamente a la zona cercana al Triángulo de Oro. El gobierno tailandés le dio asilo a cambio de que fueran una atracción turística.


El Triángulo de Oro es el lugar que une tres fronteras asiáticas: Tailandia, Myanmar y Laos.


Hoy, las mujeres jirafas viven en una comunidad en Chiang Rai que puede ser visitada por locales y turistas. La comunidad está preparada como si fuera un mercado local. Ahí puedes conocerlas y comparar sus tejidos o artesanías.


Para conocer un poco más sobre Chiang Rai, visita este blog de viajes. Y si deseas continuar conociendo a Tailandia, visita esta sección.

 

Apoya el contenido de este blog de viajes con una donación.


También pueden interesarte estos blogs de viajes: