Marsella, su mar azul e islas rocosas te robarán el aliento

Oui! Oui Cote d’Azur! La famosísima costa del sur de Francia siempre estuvo en mi lista de deseos por largos años, pero no fue hasta el pasado año del 2016 que finalmente pude contemplarla. Ese inolvidable recorrido lo inicié en la bellísima ciudad portuaria de Marsella. Fue una recomendación de una amiga, muy acertada por cierto ya que me enamoró.

Marsella es una de las principales ciudades de Francia, ya que posee uno de los principales puertos comerciales del país y del Mar Mediterráneo. Además, cuenta con varias compañías petroleras, comerciales, de tecnología y es la cede de comunicaciones entre Francia, Italia y Suiza. ¡Casi nada verdad! A nivel de tamaño es la tercera ciudad metropolitana en Francia, ya que la primera es París y la segunda es Lyon. No obstante es la segunda ciudad francesa en tamaño que se ubica frente a la famosa costa del Mediterráneo. Su nombre en francés es Marseille, pero es derivado del griego Massalia que significa ‘providencia del occidente’.

Al llegar a la ciudad, lo primero que percaté fue la amabilidad de la gente, su limpieza y la organización. Recuerdo que mientras llegaba a mi hotel, me cautivaron sus hermosos paisajes rocosos y el azul infinito del mar. ¡Es espectácular!

Como llegué en la tarde, mi primer día empezó caminando toda la zona del Puerto Viejo. En ella me encontré, además de una vista hermosa, un sinnúmero de restaurantes, tiendas, boutiques para hacer compras y hasta una estrella gigante que te permite ver la ciudad desde lo alto. Muy cercano al puerto, visité el área de Cours Jean Ballard, el cual posee calles repletas de mucha música, restaurantes, barras y mercaditos. Es sumamente agradable recorrerlo. También es perfecto para tapear, tomar uno o varios vinos y contemplar los encantos de la cultura francesa.

Al estar cercana al área del puerto regresé, y debo resaltar que en la noche el puerto es un espectáculo. Entre los botes, la iluminación, la arquitectura y el ambiente realmente te invade el romanticismo. Es un lugar muy íntimo que te permite realmente disfrutar la buena vista y la belleza francesa en todo su esplendor.

Mi segundo día tuvo una agenda mucho más fuerte pues visité a temprana hora la imponente basílica católica Notre-Dame de la Garde, lo cual significa ‘Nuestra Señora de la Guarda’. Su presencia se puede observar desde cualquier lugar de la ciudad, ya que se encuentra en uno de los puntos más alto. Su altura de trece metros sobre la ciudad, te permite tener una de las mejores vistas. En ella podrás también contemplar el hermoso mar azul infinito, una amplía vista de las islitas rocosas, la zona Cassis en las afueras de la ciudad y donde se encuentran las bellas Les Calanques, las calas de Marsella. ¡Es sumamente impresionante!

Debo resaltar que esta Basílica inicialmente fue construida en el 1216, pero se logró reconstruir para el siglo 16. Posee una arquitectura muy peculiar. En ella abundan en ella muchos mosaicos y una piedra verde proveniente de Florencia, Italia.

Ya en la tarde aproveché para regresar al área del puerto para visitar el archipiélago de Frioul en Callelongue, la más grande e importante de las calas. Recorrí todas sus áreas rocosas y culminé mi día cenando en unos de sus restaurantes. Es bellísimo pasar un atardecer ahí. Buena música y ambiente. Además la luna y la puesta del sol no pueden ser más perfectas. Vale la pena hacerlo, pues una experiencia diferente y muy romántica.

A pesar de ser una ciudad pequeña que fácilmente puede recorrer en dos días, Marsella posee muchas atracciones. Entre ellas, además de las mencionadas, están el macizo de las Calanques, el cual fue declarado Parque Natural Nacional y te permitirá practicar deportes en plena naturaleza y sobre 20 museos con una vasta colección desde la Antigüedad hasta arte moderno. En adición cuenta un estadio gigante para observar juegos, varios monumentos históricos, un centro comercial grandísimo llamado Le Prado. Este centro comercial posee una gran variedad tiendas de ropa, cosméticos y hasta una azotea con restaurantes. Todos ofrecen una gran variedad de platos entre ellos pasta, ensaladas, pizzas y hasta carnes y mariscos. Es muy distintivo porque cuenta con un área al aire libre donde puedes disfrutar de tu comida frente al inigualable mar azul del Mediterráneo.

#Marsella #Francia #CoteDAzur #NotreDamedelaGarde #LePanier

Tags:

También pueden interesarte estos blogs de viajes: