Lo que necesitas saber del Monumento de Washington en D.C.

Uno de los monumentos más populares en el centro de Washington, D.C. es este enorme obelisco blanco. ¿Lo conoces o lo has visto en películas? Se trata del Monumento de Washington, una pieza conmemorativa que vale la pena conocer y explorar en tu próxima visita. Sus encantos van más allá de su imponente arquitectura, pues este monumento guarda una gran historia no solo para el distrito federal de D.C. sino para los Estados Unidos.

El Monumento Washington en D.C.

El Monumento de Washington se encuentra en la reconocida zona del National Mall en el casco de Washington, D.C. Es el epicentro de cuatro áreas importantísimas de este distrito, las cuales son el Capitolio de los Estados Unidos, el Abraham Lincoln Memorial, la Casa Blanca y el Thomas Jefferson Memorial.

Vista al Capitolio de los Estados Unidos desde el Monumento Washington en el centro de D.C.

Fue un obsequio de varios diplomáticos y líderes políticos como James Madison y John Marshall al primer presidente de los Estados Unidos, George Washington. Éste fue admirado y respetado por su gran liderazgo militar y político, lo que le llevó a convertirse en el primer líder revolucionario y presidente en ganar la independencia de los Estados Unidos en su batalla contra los británicos.


Por lo que este monumento no solo honra a George Washington como padre fundador de los Estados Unidos sino que conmemora sus grandes aportaciones a un país independiente hoy, que funge como una de las principales potencias económicas en el mundo.

En términos de su arquitectura, el Monumento de Washington es un obelisco egipciano. Se diseñó con el fin de simbolizar la inmortalidad de las civilizaciones antiguas y sus grandes legados. Está construido de piedra arenisca, acero, mármol y granito, entre otros materiales. Cuenta con una altura 555 pies con 5-1/8 pulgadas. ¿Impresionante, no?


Se comenzó a construir en el 1848 por el reconocido arquitecto estadounidense, Robert Mills, pero éste falleció sin poder palpar su gran obra finalizada. El monumento se logró inaugurar 40 años después, para el año 1884, cuando Thomas Casey y el U.S. Army Corps of Engineers retomaron su construcción. Al finalizarlo se convirtió en el edificio más alto en el mundo, pero esto no fue por mucho. Este título le fue arrebatado con la construcción de la Torre Eiffel en la ciudad de Francia en París.


En su interior, el obelisco cuenta con cientos de escaleras que te llevan a su cima y mirador. Su parte norte apunta para el Abraham Lincoln Memorial, su parte oeste al Thomas Jefferson Memorial, su parte este a la Casa Blanca, residencia actual del presidente de los Estados Unidos, y su parte sur apunta al Capitolio de los Estados Unidos.

Abraham Lincoln Memorial en Washington, D.C.
Abraham Lincoln Memorial
Thomas Jefferson Memorial en Washington, D.C.
Thomas Jefferson Memorial
La Casa Blanca, residencia actual del presidente de los Estados Unidos.
La Casa Blanca, residencia actual del presidente de los Estados Unidos.
El Capitolio de los Estados Unidos en Washington, D.C.
El Capitolio de los Estados Unidos

Un dato importantísimo es que las paredes de este monumento, posee piedras grabadas que expresan su admiración a George Washington. Éstas provienen de distintos grupos cívicos, personas importantes, ciudades y hasta países de todo el mundo. Lamentablemente por vandalismo y protección al legado de este monumento, las escaleras ya no se utilizan. Como parte de la experiencia podrás ver algunas de estas piedras al finalizar tu recorrido.


Para llegar a la cima, actualmente se utiliza un ascensor eléctrico que te permite llegar a su mirador en el piso 50 a unos 500 pies de altura. ¡Sí, es bastante alto! Ese mirador también te ofrece acceso al piso 49, en el cual hay un pequeño museo del monumento con un poco más historia.


¿Cómo puedo visitar el Monumento de Washington en D.C.?

Para visitar este monumento, debes reservar tus boletos a través de la página oficial de los Servicios de Parques Nacionales. Los boletos son liberados todos los días desde las 10:00 a.m., por lo que te recomiendo que los reserves 24 horas antes de tu visita, ya que son muy limitados. Los boletos son asignados por turnos y cada 30 minutos entra un nuevo grupo.


Consejos para tu visita al Monumento de Washington

  • Los boletos de entrada se agotan rápido por lo que te recomiendo que te conectes 10 minutos antes de las 10:00 a.m. a la página, y te registres. Así tienes todo listo para reservar y hacer la transacción lo más rápido posible.

  • Al reservar los boletos debes estar preparado y tener tu tarjeta de débito o crédito en mano para hacer un pago de $1.00 por persona.

  • Una vez tengas tus boletos, guárdalos. Debes presentar esa evidencia al momento de realizar tu recorrido por el monumento. La evidencia puede ser impresa o puedes mostrarla a través de tu móvil.

  • Durante tu visita y recorrido te permiten usar cámara y binoculares.

  • Algunos artículos que no se permiten en tu visita y recorrido son los coches de niñes, armas, vidrio, comida, bebidas y bultos grandes. La medida de tu bulto debe estar entre 18 x16 x 8 pulgadas.

  • El recorrido dura aproximadamente 30-40 minutos, y no es guiado. Puedes explorar en el mirador y el museo a tu propio ritmo.

  • No permiten mascotas, a menos que sean de servicio.


Tags:

También pueden interesarte estos blogs de viajes: