El Templo Blanco Wat Rong Khu, una joya tailandesa

Durante mi estadía en la ciudad de Chiang Mai, decidí tomar una excursión de un día hacia Chiang Rai para conocer más sobre esta ciudad norteña y su famoso Templo Blanco Wat Rong Khu. Había leído muchísimo sobre el templo, y al tener un poco de tiempo libre sonó como la oportunidad perfecta para ir.

¿Qué pasó? Tal como me lo sospechaba quedé completamente enamorada. El templo es tan hermoso que parece una postal pintada. Al contemplarlo, instantáneamente se convirtió en uno de mis templos favoritos en todo Tailandia.

Sobre su historia, fue en el 1997 que inició la construcción de este singular templo blanco de la Sagrada Familia. Esta obra majestuosa de color blanco fue creada por un artista y arquitecto local, el cual usó la excusa perfecta para fusionar dos grandes creencias religiosas en Tailandia, el budismo e hinduismo. Pero más allá de su color, su diseño arquitectónico no convencional es lo que lo hace único en Tailandia, pues rompe todos los esquemas de los templos con su estructura, su estilo, sus detalles y hasta la composición de su plano.

¿Pero por qué este templo es tan importante? La respuesta es sencilla, como mencioné su diseño en comparación a otros templos lo coloca en una posición de gran relevancia en el país. Su arquitectura además, oculta varios significados importantes ante el budismo, sus seguidores y los locales. El primero detalle es su color blanco, pues éste lo lleva para resaltar la pureza ante budismo. De igual manera, le visten también cientos de cristales, lo cual representa la transparencia y la sabiduría.

En su exterior, su entrada se compone de un puente pequeño con esculturas de personas en sufrimiento y suplicando ayuda desde el suelo. Según los locales, se cree que en sus inicios, Buda cruzó un puente antes de ofrecer su primer dogma por ello incorporaron este detalle. Por otro lado, su creador lo describió como necesario diciendo que "para llegar al cielo se debe pasar por el sufrimiento".

Tanto el puente como las esculturas de las manos es un detalle que sirve como antesala al templo, y te invita a reflexionar sobre el bien y el mal. Sobre la vida, sus obstáculos, y la recompensa.

Por último, una vez cruzas el puente entrarás al hermoso Templo Blanco. Éste en su interior cuenta con una pequeña Sala de Reuniones. Esta sala es única, pues ningún templo en Tailandia la posee como parte de su plano. Además, otro detalle que la hace especial es que ésta cuenta con varios dibujos en oro, pero no todos están terminados.

El Wat Rong Khu actualmente recibe cientos de visitantes locales y extranjeros a diario, a pesar que aún no está culminada la construcción del gran complejo que le rodeará. Se espera que finalice para el año 2070 con varias edificaciones en su alrededor. Incluyo algunas imágenes de lo que está casi listo en el complejo.

Sin duda, la belleza de este Templo Blanco es totalmente admirable. Es una joya que rompe los esquemas de los templos tailandeses no sólo con su diseño, sino la composición de su plano. Definitivamente es una parada obligada, si tienes tiempo libre en tu viaje a Tailandia.

Retomando el tema de las excursiones, éstas están disponible en todos los hoteles. Es un viaje muy llevadero de aproximadamente tres horas de ida y tres de vuelta, pero casi no lo sientes. Hay paradas en mercados, descansos y te permiten llevar meriendas o comprar comida. Conocerás un poco de esta ciudad, y como parte de él te incluye la entrada a este templo, entre otras atracciones.

#WatRongKhu #TemploBlanco #Tailandia #Thailand

También pueden interesarte estos blogs de viajes: