Conoce la increíble la Cripta de Arzobispos en la Catedral Metropolitana de México

Explora por qué la Catedral Metropolitana de México es una de las joyas históricas más importantes en la Ciudad de México y de la arquitectura hispanoamericana. También, cuenta con un tesoro que muchos no conocen, la Cripta de Arzobispos.

Increíble cripta de la Catedral Metropolitana de México.

¿Sabías que la imponente Catedral Metropolitana de México ubicada en Plaza de la Constitución cuenta con una cripta en su sótano? La Ciudad de México cuenta con muchas joyas históricas, pero nada como este gran tesoro de la filosofía católica. Se trata de la Cripta de Arzobispos, y tal como su nombre lo alude, es un lugar que se usa para el reposo de las figuras católicas más importantes de México.


La Cripta de Arzobispos fue construida en el 1937. Durante su construcción historiadores hallaron varias piezas arqueológicas precolombinas, ya que en ese mismo espacio se encontraba la Gran Pirámide de Quetzalcóatl. Todos esos objetos fueron trasladados al Templo Mayor más adelante.


Esta cripta está ubicada justamente debajo del Altar de los Reyes en la Catedral Metropolitana de México, también conocida como Catedral Metropolitana de la Asunción de la Santísima Virgen María a los cielos de la Ciudad de México, la cual está en la popular zona del Zócalo de esta ciudad capital.

Catedral Metropolitana de la Asunción de la Santísima Virgen María a los cielos de la Ciudad de México en el popular Zócalo de esta ciudad capital.

La Cripta de Arzobispos guarda sobre 80 años de historia en su interior y cuenta con 10 mil criptas distribuidas en un total de 14 capillas.


Y aunque la Catedral Metropolitana de México de la impresión que es pequeña, su sótano es otro universo. Si no conoces mucho a la catedral, se le considera la sede de la Arquidiócesis Primada de México. Actualmente, mide 58 metros de ancho con 128 metros de largo y 67 metros de altura por sus dos grandes columnas. Su arquitectura es una de las más importantes en la historia hispanoamericana porque fusiona los estilos góticos, barrocos y neoclásicos, entre otros, en un mismo lugar.


Al visitar y recorrer su cripta, te impresionará sus paredes bañadas en bronce y su techo con detalles en oro. También, observarás el reposo de la estatua del primer Arzobispo de México, el monseñor Fray Juan de Zumárraga, quien murió en el año de 1548. ¿Impresionante no?

El monseñor Fray Juan de Zumárraga en la Cripta de Arzobispos en la Catedral Metropolitana de México.

Uno de los detalles que más me impresionó de la cripta es que cuenta con una imponente Cruz de Jerusalén diseñada con cristal policromado para señalar los cuatro puntos del universo.


El procedimiento de sus criptas es un poco largo. Básicamente al morir un arzobispo sus restos son guardados por un periodo de 20 años para luego exhumarlo y colocarlo en la cripta correspondiente. La única excepción de este proceso ha sido el Monseñor Darío Miranda Gómez, quien murió en el año 1977. Su cuerpo fue trasladado a una de las capillas superiores para ser estudiado porque su cuerpo no presenta ningún signo de descomposición aún con todo el tiempo transcurrido luego de su fallecimiento.

Algunas criptas en la Cripta de los Arzobispos en la Ciudad de México.

La Cripta de los Arzobispos solo está abierta al público en ciertas semanas en específico, lo que la hace mucho más especial. Estas semanas usualmente suelen ser a finales del mes de octubre y principios del mes de noviembre durante la celebración del Día de los Muertos.


La visita tiene un costo de entrada por persona y como parte del recorrido, ofrecen también un recorrido guiado.


¿Te atreverías a visitarla en tu próximo viaje a la Ciudad de México?


Para otras recomendaciones sobre México, visita esta sección de este blog de viajes.

 

Apoya el contenido de este blog de viajes con una donación.


Tags:

También pueden interesarte estos blogs de viajes: