Costa Rica, es más allá de la ‘pura vida’

Ubicado en Centroamérica colindando con Nicaragua, Mar Caribe, Panamá y el Océano Pacífico se encuentra uno de los países que más me ha sorprendido, la gran tierra de los ‘ticos’. Llevaba muchos años con ganas de conocerlo y no me equivoqué. Visité a Costa Rica hace un año atrás para mi cumpleaños (otoño) porque había leído en varias reseñas sobre sus reservas naturales, variedad de volcanes, playas volcánicas y belleza. Estuve seis días conociendo las ciudades de La Alajuela, Jacó y La Fortuna. Fue un experiencia muy gratificante, tanto que hasta me dejó con grandes amistades allá. Desde que llegué pude palpar lo mucho que me ofrecía con sus hermosas vistas, grandes montañas verdes, comercios locales, la amabilidad de sus ‘ticos’ y el clima. Entendí claramente su expresión popular de ‘pura vida’ que significa apreciar lo sencillo de la vida o el arte del buen vivir; y la cual adopté como lema de vida.

La primera cuidad que visité por su proximidad a San José, la capital, fue Alajuela o también conocida como Villahermosa. Es la segunda ciudad más grande de Costa Rica y en ella encontrarás muchas cosas para hacer como pasearte por su casco y contemplar sus grandiosas iglesias, visitar el Teatro Municipal y su Estadio Alejandro Morera, el cual es la casa de la Liga Deportiva Alajuelense. A pesar que estuve poco tiempo en esta ciudad, pude recorrerla y conocer su majestuoso volcán Poás. Este volcán es una de las grandes maravillas de Costa Rica por estar activo y por tener tres cráteres: el Principal, el Von Frantzius y la Laguna Botos. Es impresionante verlo, en especial el Cráter Principal y la Laguna. ¡Tienen una belleza incomparable!

En el caso del Cráter Principal puedes contemplar y sentir claramente sus aguas calientes de color azul claro, ver la leve lava con fuego, pequeños barrancos y formaciones con diferentes colores en su interior, además de las montañas verdes y vegetación que lo rodean. Por otro lado, el cráter Botos es todo lo contrario pues se compone de una inmensa laguna fría de agua, color verde esmeralda rodeada de un gran bosque. Para verla hay que caminar como unos 30-40 minutos, pero vale la pena porque la vista es preciosa. Se dice que tiene 8,300 años, lo que hace de este lugar uno más especial. Todos los cráteres están ubicado en el mismo lugar, el Parque Nacional del Volcán Poás. Te toma aproximadamente 2 a 3 horas recorrerlo completo. Un detalle curioso sobre este volcán es que es considerado uno de los centros eruptivos más importantes del país y también, por su gran tamaño, es uno de los cráteres más grande en el mundo.

Otra maravilla que visité antes de partir fue La Paz Waterfalls Gardens, uno de los mejores parques ecológicos que he visitado en el mundo. Te permite avistar 5 cascadas, posee un santuario de sobre 100 especies de animales como jaguares, ranas, tucanes, monos cariblancos, perezosos y un mariposario. También cuenta con un bosque tropical, ríos y otras atracciones para hacer deportes como excursionismo. Durante el recorrido conocí a sus hermosas cascadas llamadas: La Paz de 110 pies, Magia Blanca de 120 pies, Encantada de 65 pies, Templo de 85 pies y Escondida de 15 pies. Mis favoritas fueran La Paz por su gran salto, además de ser la cascada más famosa de Costa Rica por su belleza, y Magia Blanca porque puedes tocarla y tomarte una foto dentro de ella. El parque La Paz Waterfalls Gardens es inmenso por lo que te recomiendo sacar en tu agenda todo un día. Es perfecto para familias y niños por todas sus atracciones y comodidades. Posee restaurante y hasta hospedería de ser necesaria.

Luego tres horas de viaje en auto, llegué a Jacó en la Provincia Puntarenas. Un pueblito universitario ubicado frente la hermosa Costa del Pacífico. Es muy concurrido por los amantes del sol y las olas, ya que su mayor atracción son sus playas con arena volcánica de colores oscuros, selvas y mucha actividad comercial. Mi estadía aquí fue de pura relajación y vida nocturna. También conocí a las playas más populares: La Roca Loca y Playa Hermosa. A pesar que solo estuve dos días y los disfruté mucho, me gustaría regresar para conocerle mejor.

Nuevamente partí otro rumbo de tres horas y 30 minutos en auto para llegar a La Fortuna. Debo confesar que ésta fue la ciudad que más me gustó por su versatilidad y ambiente. Es vibrante, tiene buenos restaurantes, atracciones para deportes extremos, comercios, vistas espectaculares y mucha vida nocturna. Te recomiendo visitar su casco y conocerle.

Después del pequeño recorrido, me alojé en el espectacular hotel, Arenal Observatory Lodge & Spa, el cual recomiendo a ojos cerrados. Es el único hotel ubicado en los predios del volcán Arenal. Su vista es de primera, pues no solo puedes contemplar el volcán desde sus habitaciones sino desde su piscina, restaurante y hasta misma entrada. Su acceso es tan exclusivo que hasta puedes tomar un recorrido guiado por el Hotel. Definitivamente este hotel debe estar en tu lista de deseos.

Mi primer día en La Fortuna estuvo un poco nublado por lo que no pude apreciar mucho el volcán Arenal. Ya en el segundo día estuvo más despejado y se veía hermoso. Al ser un volcán activo en forma de un cono gigante, es fácil contemplar su belleza en cada punto de La Fortuna. Su imponente presencia es fascinante…y más aún cuando emite pequeñas emisiones de gas al aire. En múltiples ocasiones al contemplarlo decía “esto está para una postal”, de tanta belleza. Otra experiencia que quise conocer en esta ciudad fueron las aguas termales. Para lo que no las conocen, son aguas minerales que salen del suelo con una temperatura caliente porque provienen directamente del Volcán Arenal. Esto las hace más ricas en componentes y buenas para la salud o relajación. Las visité en un balneario privado para tener una experiencia más real y acogedora al aire libre, con cercanía y vista al Volcán. Estuve en ellas una tarde/noche por lo que me sentí totalmente renovada. Como era mi cumpleaños quería dejar todo lo malo y recibir todas las energías positivas posibles. ¡La misión fue cumplida cabalmente!

.

Mi último día en La Fortuna, lo aproveché al máximo, pues me decidí a hacer una actividad extrema, sí los famosos rapiditos. Los que me conocen mucho, saben que le tengo mucho respeto al agua y detesto las profundidades, pero en esta ocasión quería una vivencia totalmente diferente para mí. Luego de haberlo hecho, debo resaltar que fue lo más divertido del viaje. Fue pura adrenalina, emoción y diversión como verán en la galería. En estos recorridos no solo experimentas un deporte, sino que recibes una clase para aprender a sobrevivir en casos de emergencias, puedes contemplar las vistas y animales en su habitat, y hasta tomar un rico baño para relajarte.

Para los que estén considerando a Costa Rica como su próximo destino, les digo que lo hagan con ojos cerrados. Es uno de los países latinoamericanos con mayor desarrollo y estabilidad, además, haber sido reconocido por su Índice de Desarrollo y Competitividad Global, dejando ejemplos a emular en temas como la educación, salud, seguridad y hasta ambientales. Yo muero por regresar, en especial para conocer la parte de Guanacaste y sus reservas naturales.

¡Ojalá pronto se te dé pronto...y pues a mi también! Ciao!

#CostaRica #VolcanPoas #VolcanArenal #Jaco #Alajuela #LaFortuna

También pueden interesarte estos blogs de viajes: