Inigualable y emotivo recorrido por la era del Holocausto


Tristeza. Desilución. Coraje...y mucha impotencia. Esos son varios de los sentimientos que experimenté durante mi visita al Museo del Holocausto situado en el mismo caso de Washington D.C. A pesar de ser uno de los mejores museos que visitado en el mundo, el tema que expone es tan fuerte que las energías y todos los sentimientos afloran desde que entras.

Para los que conocen poco del tema, el Holocausto es un término griego que significa "sacrificio por fuego". Se utiliza para describir la persecución y el asesinato sistemático de millones de judíos, el cual organizado por el régimen nazi, Adolf Hitler y sus colaboradores. Este movimiento tan cruel, lamentablemente, también se extendió a otros grupos en minoría cobrando miles de vidas, como los gitanos, homosexuales, comunistas, socialistas, romanos, polacos y rusos.

Al iniciar mi recorrido en el Museo, tomé una tarjeta de identificación que contaba con un descriptivo de una persona judía que vivió en la era del Holocausto. De hecho, todos los visitantes deben tomar una, como parte de la experiencia. En mi caso, me tocó a Alice Krakauerova Seelenfriedova, una mujer checoslovaca, nacida un 13 de junio del año 1903. Era la tercera de seis hermanos de una familia judía, y estaba casada con un ingeniero químico llamado Otto Seelenfriedova. Luego de leer sobre su identidad, tomé el elevador y llegué al piso #4 donde comienza la horrible historia de cómo empezó el régimen nazi y cómo Adolf Hitler toma sus riendas. Poco a poco mi corazón se destrozaba, en cada pasillo, en cada lectura, en cada imagen.

El museo posee varios pisos, cada uno enfocado en una temática. Debo confesar que recorrerlo no fue fácil pues presenta ejemplos muy gráficos y reales con detalles como artículos, fotografías, testimonios y hasta vestimentas, entre otros. En fin, toda la información imprescindible para hacerte sentir lo difícil y horrible que fue vivir en esa época. Entre las escenas que más me impresionaron y hasta me hicieron llorar fueron:

  • Contemplar los instrumentos que los nazis usaban para identificar a los judíos. Contaban con tablas que especificaban los ojos y sus diferentes colores. Además, utilizaban un medidor del tamaño de la cabeza y de la nariz con un conjunto de mechones de pelo de diferentes colores..

  • Observar la colección de miles de zapatos de los judíos, de todos los tamaños, y su olor. Estos artículos se quemaban una vez, mataban a la víctima.

  • La colección de cabellos de los judíos, pues los recortaban antes de pasarlos a los campos de concentración o matarlos. Luego, usaban su pelo para la venta.

  • Pasear por el tren que transportaba a los judíos. Ellos se montaban ahí sin saber su rumbo. Tampoco tenían alimentos, así que pasaban días sin comer hasta llegar a su destino.

  • Caminar por un campo de concentración. Ver sus camas, artículos para comer e imaginar la cantidad de personas que vivían y dormían ahí día tras día.

  • Visitar el monumento que los conmemora. Ver todas las velas prendidas pidiendo paz para cada alma que pasó por este terrible momento.

Finalice el recorrido leyendo la tarjeta de identificación nuevamente para conocer el final de Alice. Una persona que aunque la conocía muy poco, la tenía muy pegada a mi corazón. Al voltear la última página, me dio muchísima felicidad saber que sobrevivió junto a su familia. Fue deportada con sus padres y vivió en Polonia. Dentro de todo si hubo un final feliz, aunque sé que fueron pocos los que lo tuvieron. Ella tuvo mucha suerte.

El Museo del Holocausto para mí fue un viaje real, sin estribos, a la crueldad que vivieron aproximadamente seis millones judíos bajo el régimen nazi. Fue un momento histórico que todos debemos conocer de primera mano. Sin duda alguna, debe ser el museo número 1 en tu lista durante tu estadía en Washington D.C. o en ciudades aledañas.

A nivel de organización y presentación este Museo es realmente excelente e insuperable. Su calibre es de primera, por eso desde ya, se convirtió en uno de mis favoritos.

#MuseodelHolocausto #Washington #DC

También pueden interesarte estos blogs de viajes: