"Road trip" a Lake Placid

A pesar del frío de febrero, el año pasado decidí emprender un pequeño “road trip” hacia el área montañosa de New York, Lake Placid. Su intención era relajarme un poco del estrés del trabajo, tener espacio con mi pareja y aprender a esquiar por primera vez. El viaje inició desde Binghamton, lo cual lo hace de 4 horas y 30 minutos aproximadamente.

Aunque no soy muy fanática de los "road trips", pero quiero resaltarles que el camino fue muy ameno. La vista es sumamente hermosa y más cuando hay nieve por todos lados. Mientras más nos acercábamos, más nos emocionábamos.

Lake Placid me llamó la atención no solo porque es un lugar muy reconocido sino porque posee las todas comodidades para vacacionar en el invierno, cae mucha nieve y tiene uno de los centros olímpicos de hielo más importantes a nivel mundial. Este Centro ha servido de escenario en las Olimpiadas por dos ocasiones y cuenta con las facilidades para esquiar, jugar “hockey”, realizar saltos en la nieve de 40 a 70 pies y área para el "blobsleigh", entre otros. Se utiliza aún como hogar de los atletas olímpicos para realizar sus prácticas y entrenamiento, y también está abierto al público para que puedan disfrutar de sus diferentes amenidades. La realidad es que cuando llegas es impresionante, y cuando ves en la distancia a la Montaña White Face, te quedas sin palabras. Es precioso.

¡Para mí Lake Placid te ofrece todo! Puedes disfrutar de una gran variedad actividades tanto en el interior como su exterior. Cuenta con restaurantes de todo tipo, tiendas, pequeñas bodegas de vino, barras, supermercados, pistas de hielo naturales, entre otros. Sus hospederías son, en su mayoría, tipo cabañas, muy cómodas. Es bien romántico.

La mejor parte del viaje fue aprender a esquiar y practicar el deporte olímpico creado en Suiza, el “blobsleigh”. Para contarles un poco de ambos, primero tomé clases de esquiar en la grandiosa Montaña White Face. Duró un espacio de dos horas y media, lo cual fue todo un reto y por poco salgo corriendo. Nadie te dice que esquiar se ve muy fácil, pero tiene su dificultad al practicarlo y cansa si no tienes la aptitud física. No obstante, lo intenté, me divertí muchísimo y me encantó tanto que me prometí que volvería para hacerlo de nuevo. Ahora mi gran meta es aprender esquiar para que sea mi hobby en los próximos años. También me gustó mucho practicar el famoso “blobslead”. Para los que no lo conocen es un deporte específicamente de nieve, donde se utiliza una especie de trineo ligero. Se evalúa su descenso por el tiempo de llegada y velocidad alcanzada. Esta aventura de un minuto ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. El hacerlo fue una ocurrencia de mi pareja, y aunque por poco infarto en el momento, la adrenalina y la vivencia que experimentas te hacen gritar, reír, cerrar los ojos y hasta querer más. Para practicar este deporte, el Centro tiene un área privada.Todo fue muy organizado...y divertidísimo. Además, las personas que te ayudan son atletas retirados o profesionales del deporte, lo cual lo haces más seguro. Definitivamente si quieres hacer algo diferente y atrevido, está opción es excelente.

En fin, los cuatro días que pasamos se fueron volando. Fueron de pura relajación, diversión y romanticismo, así que si buscas un lugar para hacer esas tres cosas, definitivamente te recomiendo visitar al área de Lake Placid en invierno.

Un detalle importante para los que nunca han realizado un recorrido por los Estados Unidos, es que todos los expresos poseen paradas con restaurantes reconocidos, lugares para descanso, baños seguros y gasolineras cada cierto tiempo. Esto ayuda muchísimo en los viajes. ¡Atrévete y vive la experiencia!


También pueden interesarte estos blogs de viajes: